12 TRUCOS PARA ENSEÑAR TU
CASA: UNA GUÍA SENCILLA

¿Pensabas que mostrar tu casa a los compradores consistía solamente en abrirles la puerta y poco más?

¡Para nada!

En los compradores influyen muchos factores que van más allá del tipo de vivienda que están buscando. Son detalles que pueden parecer insignificantes pero que pueden decantar la balanza hacia el “sí” o el “no”.

Si quieres que la venta de tu casa sea un éxito, no te pierdas este artículo porque te vamos a dar la guía definitiva y sencilla para cuidar hasta el último detalle.

 

#1: Los objetos muy personales, mejor bien guardados

Esas fotos de la comunión de tu sobrina, la medalla que ganó tu hijo en el torneo escolar de judo, el souvenir de tu viaje a Venecia…

 

Todos esos objetos y recuerdos que tanto valor tienen para ti, dificultan que el comprador pueda imaginarse viviendo allí. Te interesa que tu casa presente un aspecto lo más neutro y despejado posible.

 

Así que durante las visitas de los compradores, guarda estos recuerdos personales en alguna caja o cajón, fuera de la vista.

 

#2: La luz es tu aliada

Una casa bien iluminada da una sensación de alegría y frescura.

 

ilumina tu casa fincas leon

 

Por otro lado, si dejas alguna habitación poco iluminada, va a parecer que hay algún desperfecto que no quieres que se vea. La iluminación natural es sinónimo de fiabilidad.

 

Por ello es muy recomendable que muestres tu casa en el momento en que más luz natural reciba, que según la orientación puede ser por la mañana o por la tarde.

 

Y si hay alguna estancia en la que no entre demasiado el sol, no dudes en encender las luces aunque sea pleno día.

 

#3: No enseñes tu casa en estos momentos

 

Si te acabamos de explicar que lo mejor es aprovechar los momentos de máxima luz para enseñar tu casa, es lógico que ahora te digamos que la noche no es el mejor momento para recibir visitas de posibles compradores. Y el motivo no solo es la poca iluminación. Por la noche van a tener más prisa por irse, o quizás hayan visitado ya más casas durante el día y estén cansados.

 

Tampoco es recomendable recibir visitas en días de mucho viento o tormenta, ya que las sensaciones que generan estos fenómenos meteorológicos suelen ser negativas y pueden hacer que la percepción de tu casa no sea la mejor. Por último, evita los días de mucho calor, porque la sensación es de agobio, a no
ser que tu vivienda cuente con un buen aire acondicionado o sea excepcionalmente fresca.

 

#4: Acondiciona a fondo

 

Eso quiere decir que debes ventilar toda la casa, limpiarla a fondo y ordenarla. Si debes dedicar un día entero a ello, hazlo, vale la pena. No basta con quitar un poco el polvo y barrer. La gente se fija y le da importancia hasta a los detalles más pequeños, así que una inocente bolita de pelusa puede jugar en tu contra.

Las camas de todas las habitaciones deben estar impecablemente hechas, incluso si en alguna habitación no duerme nadie pero hay una cama, no dejes el colchón “pelado”, vístelo con sábanas y alguna manta o edredón.

 

Y por supuesto, la limpieza: la sensación de higiene es, en estos tiempos de pandemia, más importante que nunca. Limpia tu casa hasta que parezca sacada de un anuncio de Don Limpio.

 

casa limpia

 

Por último, no descuides el orden. Quita de en medio las llaves desparramadas en el recibidor, las revistas viejas en el salón o los juguetes del peque desperdigados por la habitación. Si quieres, puedes aprovechar para tirar trastos viejos o que ya no usas y tendrás faena adelantada para cuando hagas la mudanza a tu nueva casa.

 

#5: Busca “niñera” para tu mascota

 

A casi todos nos encantan las mascotas y es posible que algún comprador esté encantado de que tengas animales, y hasta encuentre en ello un tema de conexión contigo.

 

Pero también puede haber quien se sienta incómodo con los olisqueos de un perro, que sea alérgico al pelo de los gatos o que se sienta molesto con los chiflidos de un loro.

 

Sabemos que tu mascota es parte de tu familia, pero es mejor que evites posibles situaciones desagradables o incómodas y dejes al cuidado de algún amigo o familiar a tu compañero peludo (o alado) mientras dure la visita.

 

#6: Los armarios no son un escondite

 

Vale, la visita viene dentro de 15 minutos y no sabes dónde meter la “batamanta”, los antes mencionados juguetes del peque o el cesto con la ropa para planchar.

 

Y optas por meterlo todo “a presión” dentro de un armario.

 

La cosa puede quedar aquí. O puede que el posible comprador te pregunte si tendrías inconveniente en abrir el armario empotrado para comprobar su capacidad.

 

¿Te imaginas su cara cuando vea un enredo de trastos guardados sin ton ni son? ¿Y si se le cae encima todo lo que has metido dentro?

 

Son situaciones que nos pueden hacer reír mucho si estamos viendo una comedia, pero te aseguramos que no te van a hacer ni pizca de gracia si un comprador se echa atrás por algún detalle así. Y ten por seguro que sucede.

 

#7: Aparca tu subjetividad (por un rato)

 

Tu piso o casa es tu hogar, y como tal le tienes un cariño especial. Es lo más lógico del mundo.

 

Pero ten en cuenta que quien visite tu casa no tiene ningún apego especial por ella. Así que procura ser lo más objetivo posible y no trates de sobrevalorarla, aunque para ti sea la mejor del mundo.

 

Además, hacerlo va a dar la sensación de que tienes desespero por vender, y dar esa imagen te pone en desventaja a la hora de negociar.

 

#8: Destaca las calidades

 

No es recomendable que sobrevalores tu casa, pero sí lo es que menciones las ventajas con que cuenta a nivel de calidades: la carpintería de aluminio, cristales dobles, griferías, alarmas, etc.

 

Si has hecho reformas, hazlo saber y detalla qué es lo que has cambiado:


baños, suelos, armarios de la cocina, incluso si has escogido pinturas libres de tóxicos para las paredes. Son detalles que suman muchos puntos a tu vivienda y aumentan su valor.

 

#9: Haz como en Ikea

 

Ese recorrido que nos marcan en Ikea y que tanta rabia nos da…

Pues te recomendamos que hagas como ellos y establezcas un recorrido concreto para enseñar tu casa.

 

Si has confiado la venta a una inmobiliaria, deja que te aconsejen sobre el mejor orden para visitar cada estancia. Un experto inmobiliario conoce el mejor recorrido para crear una impresión positiva en los visitantes.

 

Por norma general, se muestran primero las zonas comunes (comedor, cocina), en el medio aquellas que tienen más defectos o lucen menos (como puede ser un trastero o aseo pequeño), y para el final se deja lo mejor (esa enorme terraza, por ejemplo).

 

¿Por qué dejar lo mejor para el final? Es la última impresión que se van a llevar los visitantes y será de las cosas que más recuerden.

 

#10: No te cortes y pide ayuda

 

Quizás te parezca que tu piso está listo para enseñarlo. Pero nunca está de más que le pidas consejo a tus familiares o amigos para que te den un punto de vista más objetivo.

 

Como cuando no sabes qué ponerte para una entrevista de trabajo…

 

Y lo mejor es dejarte aconsejar por los profesionales de la inmobiliaria. Con técnicas como el home staging tu casa será digna de aparecer en una revista de decoración. Si no sabes en qué consiste esta técnica que tan de moda está, no dejes de leer este artículo donde te hablamos de ella.

 

#11: El aspecto de la vivienda no es lo único

En efecto, tu imagen personal tiene mucho que decir en la impresión que se lleve quien visite tu casa.

 

No se trata de ponerte tus mejores galas, pero procura no recibir a las visitas con ropa de andar por casa. Una buena presencia, informal pero cuidada, va a decir de ti que eres una persona seria y confiable que se preocupa por todos los detalles.

 

Asimismo, procura transmitir tranquilidad y nunca muestres desespero. Enseña tu casa con serenidad y seguridad, sin insistir demasiado ni presionar.

 

#12: Crea confianza con el comprador

Seguramente quienes visiten tu casa te harán preguntas sobre ella, los vecinos, algún aspecto del edificio o temas económicos como cuánto se paga de comunidad.

 

Es importante que tengas respuestas a todas las preguntas que te hagan y no dudes al contestar. Repasa los temas sobre los que es más probable que te pregunten. Cuenta para ello con el apoyo de la inmobiliaria.

 

Pero no te limites a ser un contestador de preguntas ni a hacerlo con monosílabos. Muestra interés por tu posible comprador. Ofrece buenas explicaciones. Y cuando acabe la visita, pregúntale qué le ha parecido, qué le ha gustado más y déjale la puerta abierta a que haga una segunda visita si lo cree
necesario.

 

Domina el arte de enseñar tu casa

 

¿Te habías planteado que enseñar tu vivienda encerrase tantas variables?

 

vender tu casa exito fincas leon

 

Ten en cuenta todos los consejos que te hemos dado y venderás rápido y a buen precio.

Si además confías en profesionales inmobiliarios como nosotros, el éxito estará más que asegurado.

Comparte este post

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe las noticias y ofertas en tu correo

Más para leer

Guías de ayuda

COMPRAR TU PRIMERA VIVIENDA: TODO LO QUE DEBES SABER

Te has independizado, tú y tu pareja queréis vivir juntos, hasta ahora has vivido de alquiler… Sea cual sea el motivo, ha llegado el momento de comprar tu primera vivienda.

Comparar propiedades